Hace casi ya dos años, cuando empezaba a visitar casas rurales, sufrí un accidente de coche grave que me hizo detener el proyecto espigues de forma repentina e inesperada. Días antes del fatídico suceso tuve la posibilidad de visitar, en Sant Julià de Llor, una magnífica casa, escondida en mitad del bosque, rodeada de rincones encantadores y muy bien conservada y equipada. En estos momentos sólo tengo palabras de agradecimiento hacia la Gloria y Koldo por su recibimiento, no sólo en aquella ocasión, sinó también en la segunda, hará unos pocos meses. Quiero dejar constancia de su amabilísimo trato, sus ánimos y su apoyo transmitido.

Glòria, Koldo, muchísimas gracias.

3S7A8928-HDR webCan Vila es una de estas maravillas que deberían tener mucha más visibilidad entre los amantes del turismo rural de la que realmente tiene. Es una casa rural muy bien conservada pero, además, está muy bien decorada (con un gusto sumamente exquisito) y es muy acogedora. Tiene esa mezcla de muebles muy bien escogidos, colocados en una posición perfecta, a la que los acompaña un toque personal y peculiar de los propietarios en lo que respecta a los elementos decorativos (cuadros, luces, etc.) que invita a quien visite Can Vila a tener una conversación con ellos y hablar sobre sus experiencias y gustos. Y ya os lo digo yo que las conversaciones largas las tenéis aseguradas, lo que convierte lo que podría ser una simple estancia en algo mucho más significativo.

3S7A8913-HDR WEB

Can Vila es perfecto para construir un gran recuerdo de lo que es el turismo rural de calidad.

La casa se alquila por habitaciones. Dentro de la masía hay cinco de ellas, todas dobles, dos de las cuales, además, tienen la posibilidad de camas supletorias. Además, en el exterior hay un pequeño apartamento separado unos metros de la construcción principal para aquellos viajeros que quieran disfrutar de un rincón más íntimo. Además, la casa tiene una piscina no cubierta para los meses de verano y de un buen aparcamiento para los huéspedes. Está situada en plena naturaleza cerca de los municipios de Anglès, la Cellera de Ter y Sant Julià de Llor, en una ubicación des de la que se pueden visitar muchos lugares de interés haciendo senderismo o BTT.

3S7A8958-HDR

Precisamente hablando de BTT, y para sus amantes, muy cerdca de Mas Can Vila transcurre la via verde del Carrliet, también hay la subida de 10 quilómetros hasta el embalse de Susqueda, una ruta que va des de Bonmatí el valle de Llémena y una carretera preciosa que va des de Anglès a Osor, un pueblo medieval muy bonito. Será por opciones!

Además, apenas a quinientos metros de Can Vila el río Ter serpentea en su camino hacia Girona y la costa Brava. En Anglès se puede practicar la pesca sin captura, hay pequeños rincones escondidos en los que se puede ir haciendo senderismo ligero y, río arriba, a unos quilómetros de distancia, podéis disfrutar y admirar las pozas de la Garrotxa como la de Cogolls o la de Santa Margarida. Y si sois más urbanitas, también tenéis a pocos quilómetros la ciudad de Girona con sus tiendas en el centro, su casco antiguo (con su barrio judío) y sus edificios emblemáticos e históricos.

3S7A8803-HDR-Editar WEB

Así que ya lo sabéis. Si sois amantes de la naturaleza y del turismo rural, Can Vila es la casa perfecta para pasar el fin de semana, unos días entre semana, o unas vacaciones más largas, si lo que queréis es relajaros y respirar aire puro. Os recibirán con los brazos extendidos y con unas ganas inmensas de que tengáis una estancia inolvidable.

Fotografías realizadas por Elisenda Soler Ruiz.

Dejar respuesta