En espigues tenemos una máxima sagrada. Ofrecer información de porimera mano sobre el entorno más inmediato de la casas rurales que ya forman parte de nuestra comunidad. En esta entrada queremos continuar explorando los alrededores de Mas Pineda y de futuras casas rurales que estén dentro del pueblo de Oix. Hoy os queremos presentar las pozas del Batlle.

El entorno que rodea el pueblo de Oix es maravilloso. Al ser un valle circundado de montañas accesibles, hay muchas rutas por recorrer y muchas iglesias y ermitas para visitar. La ruta de hoy sigue paralela a la riera de Oix y, siguiéndola hacia arriba, es de unos cinco quilómetros hasta llegar a tan oculto y precioso lugar.

Pero antes de continuar, queremos advertir que, a partir de un punto determinado, el camino se vuelve más resbaladizo y con muchas rocas. Además de que pasa por  encima de un pequeño barranco. Se tiene que ir con cuidado.

Aconsejamos seguir esta ruta con el calzado adecudo e ir con mucho cuidado

Para hacerla, sólo debéis aparcar en la entrada del pueblo y salir caminando en dirección oeste hacia el cementerio. Tenéis que llegar hasta el cámping La Soleia d’Oix, donde veréis que el camino se bifurca. Tenemos que tomar el de la izquierda y seguir. Pasaremos por delante de una casa y, una vez superada sólo tenemos que continuar por el camino asfaltado que hará unas cuantas curvas. En un momento determinado llegaremos a un punto donde hay una segunda bifurcación. Aquí es donde dejamos el asfalto para entrar en un camino de tierra.

_U7A5025

Seguiremos caminando aproximadamente entre un quilómetro y medio o dos, hasta que llegaremos a un vado que cruza el río que seguimos. Si ha llovido, el vado estará un poco inundado, pero será transitable. Una vez cruzado, el camino comienza a ascender y, pasadas unas cuantas curvas, llegaremos hasta un señal de rutas de senderistas que nos indica destinos y tiempos. En este punto exacto dejamos el camino principal y nos adentramos en el bosque justo por un sendero que hay al lado de l señal. Este sendero nos llevará a nuestro destino.

DU7A5059

Este sendero, al cabo de unos metros se vuelve bastante rocoso. Durante este último tramo, que dura aproximadamente un quilómetro, hay que ir con cuidado puesto que pasa por encima de un pequeño barranco y puede ser, además un poco resbaladizo. Es aquí donde el calzado de montaña os será muy útil.

DU7A5056

Para llegar hay que seguir las marcas de colores de senderistas. Estas marcas se caracterizan, por si no lo sabes aún, como dos líneas paralelas del mismo color o de distintos colores. ¿Ojo! si veis una señal en forma de cruz significa que no es la dirección correcta. Siguiendo estas marcas, llegaréis a una valla con una puerta de metal. En este punto el camino va hacia abajo y a la derecha. Os conducirá a la rivera de la riera.

_U7A5040

Hay un par de pozas. Una más grande pero mucho más difícil de llegar, siguiendo la riera hacia abajo, y una pequeñita y poco profunda justo unos metros más arriba del punto donde llegáis a la riera. Recomendamos no intentar acceder a la grande a menos que seáis muy seguros caminando por rocas resbaladizas…

Para volver, simplemente tenéis que deshacer el camino que habéis andado para llegar. Deciros que el camino (o sendero) que arranca des de la señal hasta las pozas es muy, pero que muy bonito. Casi mágico y onírico. Disfrutad lo máximo posible, pero eso sí, os pedimos por favor, que no tiréis basura al suelo. La naturaleza y los visitantes futuros os lo agradecerán muchísimo.

Dejar respuesta