Sant Martí de Llémena tiene una urbanización diseminada que se llama Bosquerós. Este nombre tiene origen en la leyenda que se trasmite en esta tierra en la que un demonio, enfadado con su propia madre porqué esta preparaba un maleficio para las gentes que vivían allí, la arrastró des de la cima de la Banya del Boc hasta una poza que se había formado en la Riera del Llémena. También se dice que allí por donde pasó el demonio no creció nada en mucho tiempo, y la poza pasó a llamarse la poza del diablo.

_u7a3471

El valle de Llémena se caracteriza por el hecho que a lo largo de su geografía, queda regada por la riera del mismo nombre, un riachuelo que viene alimentado por diferentes torrentes y que lleva agua prácticamente todo el año. La riera hace que el verde esté presente desde la primavera hasta el otoño, cuando las hojas de los árboles cambian de color y se adquiere unos tonos más ocres y rojizos. Además, esta riera, de forma natural, tiene diferentes pozas, de las que hoy os descubriremos una muy apta para el baño. La que antes hacíamos mención: la poza del diablo.

_u7a3464

La poza se encuentra situada en el municipio de Sant Martí de Llemena, justo al principio del Pla de Sant Joan, i justo antes de entrar en el cuello montañoso que separa El pla con el pueblo de Llorà. Llegar allí es muy fácil (sobretodo si váis en coche) y, a excepción del tramo final que se vuelve muy pronunciado, se hace accesible para prácticamente todo el mundo. Eso sí, si váis con niños o ancianos poned especial atención en este tramo empinado, porqué el camino se vuelve un poco peligroso. Quando lleguéis a la riera, tendréis la poza unos metros hacia vuestra izquierda.

_u7a3458

La poza es profunda y muy grande. Ideal para bañistas de río. No se puede hacer ruta de senderismo hacia abajo, ya que no hay camino en este sentido. No obstante, sí que se puede ir hacia arriba, donde podréis encontrar pequeños charcos poco profundos y muy bonitos, ideales para que los niños pasen un fantástico día!

_u7a3475

Visitar la poza del diablo es una excursión muy bonita, y recordad que si venís de lejos y queréis pasar un magnífico fin de semana, la oferta de turismo rural es muy variada y extensa. Podréis encontrar Can Sala, Masia Forn del Vidre, Can Met, La caseta del Pla, … casas ideales para escaparse y relajarse!

Dejar respuesta